Buscar

"Covid y pobreza" Ociel Mora

EL COVID-19 ES UNA ENFERMEDAD QUE TIENE MAYOR INCIDENCIA ENTRE LA POBLACIÓN VULNERABLE, Y ES A LA QUE MÁS AFECTA POR SU IMPACTO SANITARIO Y ECONÓMICO


1. Aunque hasta ahora no se cuenta con información desagregada, la evidencia indica que los grupos vulnerables son los más afectados por la pandemia, ya sea porque previo al contagio padecían de enfermedades endémicas vinculadas con la pobreza y la mala alimentación, ya porque se trata de grupos los que por razones de subsistencia no guardan los protocolos de prevención, ya porque sencillamente viven en una situación de fatalidad que lo resumen con la frase mexicana “si para morir nacimos”.

La última información ofrecida por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (CONEVAL) y el Programa Universitario de Estudios de Desarrollo (PUED) de la UNAM, de manera independiente ambas instituciones coinciden en que 16 millones de personas cayeron en pobreza alimentaria, producto de los efecos de la pandemia. El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó que como consecuencia de la pandemia de Coronavirus se han perdido 1 millón 30,366 empleos, en los meses de marzo, abril y mayo. Oficialmente, la pobreza alimentaria tiene que ver con aquellas familias que aún dedicando todos sus ingresos no les alcanza para comprar la canasta básica. Es decir, personas, hijos, padres y abuelos que no les alcanza para comer a llenarse tres veces al día. El drama no es solamente que no se tiene para comer, sino que en esas familias es en donde más se ceba la muerte. En este sector, como en el resto, la pobalción vive en absoluto desamparo respecto de los gobiernos y el estado mexicano.


2. Las autoridades sanitarias se encuentran inmersas en una acalorada discusión en contra de todos aquellos que por las razones que sean ponen en duda las cifras oficiales de contagios y muertes, y la estrategia seguida por el gobierno. El presidente Andrés Manuel López Obrador participa de manera relevante. A la hora de escribir estos apuntes, la disputa esta centrada en la tasa de muertes que tiene México con respecto de otros países. Particularmente Italia, de donde llegaron los primeros contagios. Las estimaciones se suelen hacer tomando unidades de cien mil y 1 millón de habitantes y sobre esa base se hacen las apreciaciones. Es lo que el presidente llamó medias verdades y mentiras completas. Al día de hoy (13 de julio) en el país se tienen registrados 35,491 fallecimientos; Italia, 34,954. La variable motivo de discordia es la población en cada caso. México tiene 126.2 millones; en tanto que Italia poco menos de la mitad, 60.36 millones. Hoy México ocupa el cuarto lugar en muertes en el mundo y en números absolutos se encuentra por arriba de Italia.


3. No es como se dijo al principio. El Covid-19 no es una enfermedad que ataca en base a condición social o étnica. Actua sobre los humanos de manera indiscriminada. La idea de que era una enfermedad de ricos derivó, priemro, porque surgió fuera del mundo latinoamericano. En China. Llegó a Mexico a través de Italia. Los agentes que la introdujeron andaban de viajeros. Por esa causa se regsitraron los primeros casos en el país. La ultima semana de febrero (28), se reconoció oficialmente los primeros casos positivos. Uno en la ciudad deMéxico y otro en Sinaloa. Ambos estuvieron en una convención en la ciudad de Bérgamo, Italia. Allí entraron en contacto con una persona de Malasia, la que habría sido la fuente del contagio mexicano. En el caso de Puebla, el primer caso se confirmó el 10 de marzo. Un proveedor de la armadora alemana Volkswagen de México. Lo cierto es que los primeros casos registrados tuvieron su origen ya por estancia de mexicanos en el extranjero, ya por visita de extranjeros a nuestro país. Sin embargo, espansión violenta local fue, y sigue siendo, por una muy mala gestión de prevención de la autroidad sanitaria y en general por la falta de liderazgo creíble del presidente de la República y gobernadores.

Por ejemplo, el 25 de marzo, Miguel Barbosa, gobernador de la entidad de Puebla, declaró que los pobres son inmunes al coronavirus. "La mayoría son gente acomodada, ¿sí lo saben o no? Si ustedes son ricos tienen el riesgo, si ustedes son pobres no. Los pobres estamos inmunes". Un alcalde de la Sierra Norte fue más preciso. Dijo a un grupo de indígenas que le solicitaron ayuda. “Ni se preocupen por eso que andan diciendo, esa es enfermedad de ricos. A ustedes, ya saben, no les hace ni la mordedura de un perro con rabia”. A mediados de marzo, cuando se confirmaban los primeros casos en Puebla, una señorita estudiante de universidad privada, eufórica presumió en sus redes sociales que había dado positivo a Covid-19, luego de practicarse el análisis en uno de los nosocomios más caros de la ciudad. En su concepto no representaba ningún riesgo de salud, ni para ella ni para quienes la rodeaban, puesto que había andado con amigos en fiestas. Era eso sí, y era el motivo de hacerlo público, un rasgo caro de distinción social. Caro porque en efecto, se encontraba entre un grupo privilegiado de poblanos que la semana anterior habían hecho un viaje de recreo a una ciudad de los Estados Unidos. El 22 y 29 de marzo se presentaron los primeros decesos oficiales por Covid-19, en la ciudad de México y Puebla, respectivamente.


4. En una breve cronología acerca de la dinámica de la enfermedad, se puede documentar que entre diciembre del año pasado y febrero del actual, el COVID-19 fue una enfermedad asiática; entre marzo y mayo fue de Europa; y ahora hace estragos en el continente americano. Los países más afectados en el viejo continente fueron (son) Bélgica, Reino Unido, España e Italia. En el caso nuestro, y en orden de incidencia, aparecen Chile, México, Perú y Brasil.

¿El numero de contagios tiene que ver con la condición social de las personas?

Una primera respuesta habría sido que no. Que lo mismo es susceptible de contagio una persona de condición acomodada que quien no lo es. Sin embargo, conforme la pandemia se expande, los datos indican que son los sectores populares los más vulnerables y afectados, aunque hasta ahora no se ofrecen datos oficiales desagregados, tal vez por razones políticas. Sin embargo, en una encuesta recién salida en los Estados Unidos que mide la incidencia étnica de la pandemia, arroja que la población blanca es afectada en un 23%, la negra 62% y la latina en un 73%.

En el caso nuestro sabemos que los más afectados son hombres, tal vez porque son ellos los que más salen a la calle. Sólo 3 de cada 10 de confirmados se hospitalizan. Los muertos se encuentran vinculados con enfermedades endémicas como hipertensión, obesidad, diabetes y tabaquismo.

Al mes de julio, Puebla tiene un registro de 1778 decesos. Condición que coloca a la entidad en tercer lugar de riesgo, solo superada por la Ciudad de México y Estado de México. No es extraño toda vez que se trata de la misma entidad que se encuentra en cuarto lugar en pobreza y rezago social y marginación. 

Ociel Mora






62 vistas1 comentario